Infografía: Los 10 Mandamientos de la Playa

¡Buenos días!

Hoy entramos en el mes de julio y, ¿qué mejor manera de celebrarlo que hacerlo con una ola de calor africano?

Según los telediarios es la peor ola de calor de los últimos 50 años, pero es que hace ya como 10 veranos que dicen lo mismo. Yo creo que lo de la “ola de calor africano”, la “ola de frío polar” y la “ciclogénesis explosiva” (leer con voz de Dr. Maligno) son comodines para cuando no tienen noticias que contar.

Y es que cada año igual: se pasan medio telenoticias enseñando imágenes de playas como la de Benidorm a reventar de domingueros, de los atascos que se montan en la operación salida, dándonos consejos para que no entremos en combustión espontánea y acabemos chamuscaos como un chorizo a la parrilla. Ah, y por no hablar de la notícia que nunca puede faltar: la del gilipollas que se deja a su hijo o al perro en el coche mientras va al Carrefour a comprar. Un clásico.

Paradme, paradme, porque de este tema tengo mucho para hablar, y si me dejáis me voy por las ramas y no acabo nunca. ¡Prometo escribir una entrada dedicada al mundo playil y publicarla en breve!

A lo que iba. Con este calor lo único que nos apetece es pasarnos el día remojados en el mar. Aunque si no tenemos la playa cerca, siempre podemos hacer la Ruta del Aire Acondicionado: ir al banco, a la pescadería, a la cafetería de la esquina, a la sección de refrigerados del súper… no, espera… que eso más que la sección de yogures parece Invernalia.

Pero desde luego, como ir a pasar el día en la playa no hay nada. Y lo que más nos gusta es el ritual que eso conlleva. Para empezar te levantas 6 de la mañana, y cargas el coche con 6 mochilas, 2 capazos, la nevera portátil, la sombrilla y las sillas, más la bolsa de hielo que has comprado en una gasolinera de camino. Todo eso lo haces para llegar el primero y poder elegir tu sitio favorito, allí, al lado de las rocas. Pero cuando llegas, todo el mundo ha pensado lo mismo que tú, y allí hay más gente que en la isla de Lost. Y claro, sólo te quedan dos sitios disponibles:

1. Al lado de la família con 7 niños y el abuelo al que le gusta escuchar Radio TeleTaxi a todo volumen.

2. Al lado de ese banco de algas, el cual por supuesto será invadido por palomas que se te comerán las migas de tu bocata de jamón mientras no paran de hacer: ¡cucurrucu cucurrucu!

Pero no te cabreas, ni refunfuñas como una madre hablando lenguas muertas, ni lanzas la sombrilla al aire como si fuera una jabalina. Respiras profundamente y eliges el mejor sitio que crees. Colocas tu toalla, plantas la sombrilla, dejas las bolsas, la nevera y los capazos estratégicamente puestos como en el Tetris para que no les dé el sol, te quitas la ropa y la cuelgas en las varillas de la sombrilla, te pones crema de sol, te tumbas en la toalla, y de ahí no te mueve ni el Apocalipsis Zombie hasta las 8 de la tarde, o hasta que el último rayo de sol se vaya de la playa. Que has pagado 8 € en el parking, y tienes que amortizarlo.

Sea como sea, y vayas a la playa que vayas, hay unas reglas que todo buen playero debería seguir para conseguir que tanto tu día en la playa como el de los demás sea el mejor.

Puesto que tengo amplia experiencia en la vida playil, he creado una infografía llamada Los 10 Mandamientos de la Playa. Espero que te guste y que la pongas en práctica este verano.

infografia playa

A disfrutar, y… nos vemos en otra entrada, colega!

FacebookTwitterGoogle+PinterestEmailShare