Feliz Sant Jordi 2015

Hoy es 23 de abril, el Día del Libro. En Catalunya, la Diada de Sant Jordi la celebramos de una forma muy bonita y especial. Las calles se llenan de paraditas con libros y rosas de todos los colores. En las panaderías se venden los típicos pasteles y panes de Sant Jordi, los escaparates se tiñen de rojo y las parejas de enamorados pasean cogidas de la mano (con la otra tienen que ir apartando las hordas de gente que salen a la calle como si hiciera 3 años que no ven la luz del sol).

Cuenta la leyenda que el caballero Sant Jordi mató al dragón atravesándole el corazón con una lanza. De la sangre derramada creció un rosal del cual arrancó una rosa y se la regaló a la princesa, demostrándole así su amor. Por esa razón, en este día es tradición que el chico le regale una rosa a su chica y, con motivo del Día del Libro, ella le regale un libro a su chico.

Yo por mi parte, el libro para mi chico lo compré ayer. Sí, muy bonito salir a la calle en un día como hoy y ver el ambiente en la plaza del pueblo. Pero desde lejos. Que eso se convierte en la batalla de los Campos de Pelennor: gente amontonada en las paraditas toqueteando los libros como si no hubieran visto uno en su vida. Niños corriendo. Tenderos pegando voces: “¡por la compra de 5 rosas, te regalamos un punto de libro!”. Las pastelerías a tope para comprar un pan amarillo y rojo. Colas en la charcutería para llevarte 100 gramitos de chopped porque si vas a comprar te regalan una rosa. Los escaparates teñidos de rojo, sí, pero no por las rosas. Y así con todo.

Por eso, ayer me escabullí sigilosa y disimuladamente de casa con un voy a salir que tengo que hacer un “recadito” (ponga aquí la imagen del Doctor Maligno haciendo comillas con sus dedos), y me fui a la librería del pueblo. Después de media hora mirando y remirando, me decidí por el último libro de Karlos Arguiñano, que ya le había echado el ojo desde el principio. De hecho, en casa tenemos La Comida de la Família, de Ferran Adrià, y el libro de Pesadilla en la Cocina de Alberto Chicote. Sólo nos faltaba el del gran maestro Karlos Arguiñano, y eso fue lo que me acabó de decidir.

Así que hoy por la mañana, hemos intercambiado los regalitos. Él ha aparecido en el estudio con este mini rosal blanco precioso:

Rosa Sant Jordi 2015

Y, rompiendo un poco la tradición, también con un libro. De pastelería. Oh my God.

Libros Rosa Sant Jordi 2015

Entre las recetas de Arguiñano y los postres, el reto Operación Bikini pasa a llamarse oficialmente Operación Burkini. Un año más.

En fin, por último os dejo con esta ilustración para commemorar el día de Sant Jordi. Aunque, por lo visto, ni el caballero tiene muchas ganas de matar al dragón, y el dragón desde que ha descubierto la cerveza fresquita, pasa de la princesa. Sea como sea…

¡FELIZ DÍA DEL LIBRO A TODOS!

¡FELIÇ DIADA DE SANT JORDI A TOTHOM!

Sant Jordi 2015

Nos vemos en otra entrada, colega 😉

FacebookTwitterGoogle+PinterestEmailShare