Desayunos bonitos

¡Buenas!

Hoy vengo con un post de esos que es mejor leer después de haber comido. Como ya habrás podido comprobar al leer mis anteriores entradas, sabrás que me encanta comer, disfruto tanto con una fabada como con una simple tortilla a la francesa. Por no hablar de los dulces, que me vuelven loca. De ahí a que haya engordado 7 kg estos últimos años (pero eh, este 2016 me he propuesto bajar de peso, ¡y lo estoy consiguiendo!).

Bien, dicen que el desayuno es la comida más importante del día. A mi me encanta meterme un buen desayuno entre pecho y espalda, de esos que se ven en las pelis, con zumo, café, tostadas, bollería, tortitas con nata y chocolate… Que digo yo, tanto trabajo que debe llevar preparar todo eso, para que luego entren en la cocina, le den un puto sorbo al zumo y se vayan corriendo a trabajar o al colegio porque, casualmente, “llegan tarde”. Mira, a mi me hacen eso y cambio la cerradura para que esa gentuza desagradecida no vuelva a entrar en mi casa.

En fin, decía que me encantan este tipo de desayunos, el problema es que casi nunca he podido prepararlos por falta de tiempo. Suelo hacerlo, eso sí, en alguna ocasión especial, como algún cumpleaños, aniversario, San Valentín, etc. De la misma forma me quedo loca con los desayunos buffet de los hoteles a los que nos alojamos cuando vamos de viaje. En serio, es algo superior a mi. Ver esas mesas repletas de embutidos, pan, huevos, bacon, bollería, cereales, mermeladas, fruta, yogures, zumos, café, té… se me cae la baba sólo de pensarlo. Es más, si algún día hay un Apocalipsis Zombie, no me busquéis en una armería o atrincherada en una cárcel con un sheriff de Atlanta y un hombre con ballesta, porque me encontraréis en un buffet libre.

En este tipo de desayunos buffet suelo hacer varias rondas, tantas como mi estómago me permita seguir engullendo. Empiezo con lo salado y acabo por lo dulce, poniéndome fina a napolitanas de chocolate, croissants, donuts y todo lo que me pueda causar un coma de azúcar. Suelo acabar como el Señor Patata cuando su mujer le mete plastilina por la parte trasera (si has visto Toy Story, sabrás de qué escena te hablo). Pero, ¿y lo bien que sienta?

Una cosa que no entiendo es esa gente que paga un desayuno buffet y sólo se come una puta manzana y un yogur desnatado. Para guardar la línea, dicen. Tócate los huevos. Si vas a un buffet es para amortizarlo, y si tienes que estar dos días sin comer, te estás dos días sin comer. Hombre ya.

En fin, volvamos al tema central de este post. Como te decía, el desayuno es la comida más importante del día, tanto, que se está poniendo de moda mostrarlo en las redes sociales, sobretodo Instagram o Pinterest. Pero no hablo de esos que te tomas en el bar de debajo de casa, con el café salido del mismísimo Monte del Destino y ese bocata de jamón chuchurrío. No. Me refiero a esas obras de arte hechas desayuno. Donde la composición y el buen gusto a la hora de colocar los elementos de menaje prevalece sobre lo demás. Manteles bonitos, trapos coloridos, flores frescas, tazas originales, cubiertos de madera, botellitas de cristal, servilletas cuquis… Todo vale a la hora de preparar un auténtico desayuno bonito. Y es que ahora, esa taza de porcelana de tu abuela que nunca has sabido donde meter puede darle ese toque vintage perfecto a tu composición.

Puede que a muchos les parezca simple postureo, que lo es, pero a mi me parece una buena manera de ejercitar nuestra creatividad. Y, ¿qué mejor forma que hacerlo que preparando un delicioso desayuno que luego nos vamos a zampar? En mi caso, creo que lo voy a hacer más a menudo.

En Instagram existe un hashtag llamado #ElClubDelDesayunoBonito. La creadora de este club es una chica llamada Anna, del blog de Floureta&Mum. Lo empezó a finales del 2014 como una iniciativa donde la gente pudiera compartir fotografías de sus desayunos bonitos, y a día de hoy ya cuenta con más de 8000 publicaciones. Lo descubrí hace algún tiempo y la verdad es que me dejó alucinada la cantidad de fotos preciosas que se pueden hacer.

Te dejo algunas de las fotografías para que veas a qué me refiero:

Happy afternoon! Everything is better with #milkAndCookies 🍪🍶 Feliz tarde a todos! Ahora mejor con #lecheYGalletas #mimomentoslow #rinconesqueflorecen

Una foto publicada por Parapluie {Oporto 💗 Valencia} (@sofiaparapluie) el

Y éstas son mis dos pequeñas aportaciones al club:

Al final se me quedará cara de aguacate 😱 #desayuno #breakfast #esmorzar #elclubdeldesayunobonito

Una foto publicada por Anna (@eowyn_86) el

Como puedes comprobar, ¡me chiflan las tostadas con aguacate!

Espero que te haya gustado el post de hoy, y que tú también te animes a desayunar bonito :)

¡Nos vemos en otra entrada, colega!

FacebookTwitterGoogle+PinterestEmailShare